Recomendados

American Crime Story: ¿por qué la historia de Versace no funciona?

Con una excelente primera temporada, esta segunda entrega no está al mismo nivel

La primera idea que surge cuando una segunda temporada falla es aquel viejo mito que sostiene que las segundas vueltas nunca son buenas. Lo irónico es que tenemos cientos de pruebas que demuestran que esto no es una generalidad sino una absoluta particularidad. Entonces quizá la pregunta debería ser cómo es posible empobrecer una fórmula exitosa de por sí.

FueraDeSerieAmericanCrimeStory
American Crime Story | FX | Foto de prensa

Mientras que la primera temporada de American Crime Story se centró en el proceso judicial que tuvo a O. J. Simpson como foco, esta segunda entrega no solo cambió su temporalidad y escenarios sino que además se convirtió en una historia de persecución. Titulada The Assassination of Gianni Versace, la ficción está basada en “Vulgar Favors: Andrew Cunanan, Gianni Versace and the Largest Failed Manhunt in U.S. History” de Maureen Orth (periodista de Vanity Fair). En este caso la historia fue adaptada por Tom Rob Smith y, renovando el elenco, tiene nombres muy importantes: Édgar Ramírez, Darren Criss, Ricky Martin y Penélope Cruz.

Aunque en un primer momento la comunicación había sido algo confusa (es decir, no entendíamos bien en qué hecho particular se iba a centrar), con la temporada ya cerrada podemos decir que la ficción se divide en dos momentos principales: el pasado de Andrew Cunanan y la búsqueda de escapar luego de los diferentes asesinatos que irá perpetuando, así como la persecución por parte de la policía. Muchísimo más centrada en el accionar criminal (mostrándonos cada uno de los asesinatos y sus historias) que la temporada anterior, también se trata de un relato que profundiza en la psicología del asesino y aquellas situaciones o experiencias que terminan desembocando en su identidad como criminal.

En definitiva, podríamos formular la siguiente sinopsis no-oficial: “American Crime Story: The Assassination of Gianni Versace nos lleva a Estados Unidos de los años ’90 y, desde diferentes perspectivas, conocemos la historia de Andrew Cunanan quien pasará a la historia por ser el responsable de la muerte del diseñador de moda Versace”.

Como dato curioso además les cuento que el compositor de esta temporada fue Mac Quayle, artista que escucharon en la entrega anterior pero también en Feud, Mr Robot y American Horror Story: Cult.

Crónica de una muerte

FueraDeSerieAmericanCrimeStory
American Crime Story | FX | Foto de prensa

Si dijera que esta segunda temporada falla en muchos puntos no solo no estaría mintiendo sino que además se convertiría en una afirmación bastante amable sobre la ficción. The Assassination of Gianni Versace es una entrega que termina siendo verdaderamente pobre y, lo que es aún peor, desperdiciando recursos y una historia que podría haber sido muy interesante de ver (y contar).

Entendiendo que es una decisión de negocio basada en la idea de traccionar mayor cantidad de espectadores, creo que haber llamado a esta temporada The Assassination of Gianni Versace fue un grave error que terminó perjudicando a la serie. Lo cierto es que la historia no se trata sobre el asesinato del diseñador sino sobre el asesino que, además de a otras personas, mató a Versace. Tanto es así que en la totalidad de sus episodios es poco lo que vemos de la relación entre él y Andrew (previa y durante el crimen), dedicando capitulos enteros a otros momentos en los cuales la familia italiana no tiene injerencia, relación ni aparición. Esto no es necesariamente malo pero la forma en que la serie fue construída (y comunicada) genera que se perciba como un error en vez de una decisión.

Con esto en mente, también hay una falla en sus tiempos narrativos y estructura. Con un primer episodio que en líneas generales se puede definir como bueno, lo cierto es que la historia termina resultando algo desordenada y algunos de los momentos más fuertes son desperdiciados o se convierten en un sin sentido. Con esto no quiero plantear que la búsqueda debía ser lineal y cronológica sino que, al final de cuentas, la narratividad parece no tener eje y simplemente ir recorriendo situaciones de manera aleatoria. Es decir, en algún punto es importante que nos preguntemos por qué nos muestran determinadas situaciones antes y otras después, cuál es la razón del orden de los hechos relatados o el conocimiento e información que nos van brindando. En este caso no creo que haya respuestas y, en lo personal, pienso que esto es un grave error de guión que, lamentablemente, fue muy pobre en la construcción de los diálogos e intercambios entre los personajes.

Error que también vemos en la construcción visual y de planos, la cual disfruta de una pomposidad y poesía que es algo absurda, desmesurada y falsa. Aunque es cierto que se cuidaron detalles como el de la paloma blanca (hecho que realmente sucedió), hay una intención de romanticismo que resulta exagerada e innecesaria. Provoca que, constantemente, te estés preguntando si era necesario volver a esa escena, a aquella imagen o línea de diálogo. Resulta difícil de creer, de comprar el verosímil o de conectar con la serie.

En este sentido es muy extraña la sensación de estar mirando una ficción que resulta aburrida porque, como espectadores, nos demuestra que realmente algo está fallando ¿Qué quiero decir con esto? Hemos visto series flojas que nos siguen enganchando o apelando, pero cuando una historia nos aburre hay una relación que no se construye en lo absoluto y que nos pierde de manera constante. En lo personal esto me pasó esto con American Crime Story: The Assassination of Gianni Versace y fue una temporada con la que constantemente me planteaba la intención de abandonarla.

Por último y entendiendo que Andrew es el verdadero protagonista de la temporada, me hubiese gustado muchísimo ver que exploraran más su historia desde la psicología y la construcción social alrededor de la idea del asesino serial. Tanto es así que creo que uno de los mejores episodios de la temporada es “Creator/Destroyer” (s02e08) en donde vemos a su familia, la dinámica y encontramos muchas explicaciones sobre quién fue Andrew Cunanan.

Pero no todo es malo. La ficción, como tantas otras en donde Ryan Murphy está involucrado, resalta por reconstrucción de época y la fotografía. Junto con esto sigo pensando que el trabajo de caracterización que hicieron Édgar Ramírez y Darren Criss es muy bueno y, con un buen guión, hubiese sido aprovechada y magnífica de ver.

Ficha técnica

    • Género: drama basado en hechos reales.
    • Basado en: “Vulgar Favors: Andrew Cunanan, Gianni Versace and the Largest Failed Manhunt in U.S. History” de Maureen Orth.
    • Creadores: Scott Alexander y Larry Karaszewski.
    • Guionista: Tom Rob Smith.
    • Elenco: Édgar Ramírez, Darren Criss, Ricky Martin y Penélope Cruz.
    • Compositor: Mac Quayle.
    • Productor ejecutivo: Larry Karaszewski, Scott Alexander, Brad Falchuk, Brad Simpson, Nina Jacobson, Dante Di Loreto, Ryan Murphy, Alexis Martin Woodall,Tom Rob Smith y Daniel Minahan.
    • Productores: Chip Vucelich, John Travolta, Eric Kovtun, Lou Eyrich y Eryn Krueger Mekash.
    • Productoras: Scott & Larry Productions, Color Force, Ryan Murphy Productions, FX Productions y Fox 21 Television Studios.
    • Emitió en Argentina: FX Latinoamérica.

Los invito a sumarse a la comunidad de Fuera de Serie, en Facebook, Twitter , TvTime o YouTube 🙂

 

0 comments on “American Crime Story: ¿por qué la historia de Versace no funciona?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: