Recomendados

“The Long Night”, la gran batalla de Winterfell

Un nuevo antes y después de la televisión

Muchos de nosotros desde el 2010, estábamos esperando el enfrentamiento entre los vivos y los muertos. Y las expectativas, alimentadas por el tiempo, solo se vieron agigantadas por el enorme misterio y comunicación que rodeó este capítulo. Es que, como espectadores no es para nada fácil estar frente a la batalla más grande, más costosa, más esperada y que más tiempo de filmación llevó.

Ya pasadas las 24 horas de emisión en la televisión local, nos animamos a hacer una crítica de lo que fue un episodio épico, aunque no perfecto.

“Game Of Thrones” | HBO Latinaomerica

Perlitas técnicas de “The Long Night

Tercer episodio de la octava temporada, este capítulo fue escrito por David Benioff y D. B. Weiss (creadores de “Game of Thrones“), dirigido por Miguel Sapochnik (responsable de seis episodios de la serie, entre los que se destaca “Battle of the Bastards“) y, con sus 82 minutos de duración, es el más largo de toda la saga.

Pero además de ser uno de los más costosos, también pasará a la historia porque su filmación tomó en total 55 noches y 11 semanas (en donde se combinan las locaciones reales y las horas de estudio). Y todo lo que vemos de exteriores se realizó en los sets habituales que se encuentran en Moneyglass, Saintfield, Belfast e Irlanda del Norte, por lo cual deberíamos sumar un clima poco amigable para el elenco y equipo de producción.

Así como en “Battle of the Bastards“, Camilla Naprous tuvo un rol súper importante en esta narrativa. Entrenadora y responsable de los caballos que trabajan en la serie, junto a su equipo de 160 personas logró coreografiar a más de 100 animales que participaron en este enfrentamiento. Junto a su nombre, hay otro que no podríamos dejar de mencionar y es el de Ramin Djawadi. Creador de la banda de sonido de la ficción desde la temporada uno, en este capítulo brilló como nunca antes.

El cantante country norteamericano Chris Stapleton, tuvo su cameo en la serie y aparece como parte del ejército zombie del Rey de la Noche.

Dejar el corazón y que te devuelvan la estaca

“Game Of Thrones” | HBO Latinaomerica

Como fanáticos estar frente a la pantalla a la espera de “The Long Night” no fue para nada fácil y es que, podemos admitirlo, ninguno de nosotros es realmente bueno en el manejo de expectativas. Tanto si son muy altas o muy bajas, si reales o totalmente delirantes, la espera de algo que querés que sea grandioso es sencillamente terrible.

Ante esto es que, para escribir lo que en un par de párrafos van a leer, no solo volví a ver el episodio un par de veces sino que también decidí aprehender el “durante” y “después” de la emisión. Entonces va a ser mejor que yamos por partes:

  • El episodio me gustó mucho pero yo esperaba bastante más. Extremadamente lejos de ser un capítulo flojo o que no me terminó de convencer, es verdad que con “The Long Night” quería ver algo que no pudiera resumir en una sola palabra. El grave error que arrastran desde la temporada uno de la mala iluminación en sus escenas nocturnas (todo bien con crear ambiente, pero el espectador necesita ver), las obvias fallas de estrategia defensiva de Winterfell, la falta de una muerte de impacto y ciertas secuencias que perdieron sentido (por ejemplo, los zombies en la biblioteca), generan que al final del episodio uno sintiera un sinsabor difícil de sacar. Con esto también es innegable la velocidad y fluidez que tienen todas las escenas, cómo lograron que esos 82 minutos pasen sin sentirse y el dinamismo en la estructura coral.
  • Faltaron relatos épicos y muertes dramáticas. En este punto de la lista se centran dos de mis grandes críticas hacia el episodio. Por un lado creo que faltaron más escenas individuales en donde veamos cómo, los personajes que acompañamos desde hace nueve años, luchaban cuerpo a cuerpo. En varias situaciones nos mostraban secuencias en donde los protagonista estaban rodeados de guerreros zombies, los abandonaba y mágicamente aparecían con vida ¿Qué pasó? ¿Cómo lograron sobrevivir? Por el otro, creo que faltó dramatismo en los personajes que sí murieron y la secuencia de
    Lyanna Mormont es ideal para graficarlo. Cuando el gigante ingresa a Winterfell la vemos volando por los aires, se levanta como puede y el enemigo la estruja con su mano enorme y ella, en su último respiro, logra derribarlo, sacrificándose por una causa mayor. Este tipo de secuencias fueron las menos y eso se sintió.
  • Pocas muertes de grande nombres y pocas escenas de personajes importantes, haciendo algo épico. Personalmente estaba esperando que tuviésemos que decirle adiós a algún Stark, Lannister o Targaryen y un poco me desilusionó entender que entre las listas de caídos no hay ningún personaje que nos duela perder. Pero, más allá de eso, también creo que las escenas de lucha que involucraron a Jon Snow, Daenerys Targaryen, Jaime Lannister y hasta a Brienne the Tarth no tuvieron ese dramatismo y tensión que esperaba. ¿Se acuerdan cuando en “Battle of the Bastards“, Jon está frente a los caballos o surgiendo de esa pila de gente? ¿Se acuerdan de esa tensión y dramatismo? Bueno, faltó mucho de eso.
  • Su recorrido como el elemento de tensión más importante. No hay dudas que durante los 82 minutos uno tuvo el corazón en la boca, dolor de panza, inquietud y nerviosismo. Pero también es verdad que esa sensación se basó en la espera constante de la muerte trágica de algún personaje. La historia de “Game of Thrones” nos enseñó que todos pueden morir en cualquier momento, y usaron ese verosímil para ponernos al borde del abismo durante la totalidad del capítulo. Lamentablemente, ese recurso narrativo funciona muy bien en el “durante” pero no es tan efectivo en el “después”.
  • Algunas despedidas que sí. Aunque es verdad que la lista de caídos es algo floja, además de Lyanna Mormont, sucedieron dos muertes que a mi me gustaron mucho. La primera es la de Theon Greyjoy, un personaje que tuvo un regreso triunfal y que logró redimirse con su actitud y sacrifico. Pero también me gustó lo detallistas que fueron con esto, ya que no es la primera vez que Theon salva con arco y flecha a Bran (sucedió en la temporada uno cuando el Stark era solo un nene chiquito). La segunda es la de Melisandre, personaje que tuvo grandes momentos en la entrega y que se fue en su propia ley: cumpliendo su objetivo, literalmente se dejó morir en frente de Davos Seaworth.
  • La actitud Rambo de Arya no se puede entender sola. Festejé muchísimo que fuese Arya la responsable de esta acción porque es mi personaje favorito. Aunque el movimiento puede parecer sencillo o demasiado fácil (recordemos que es el mismo que ejecuta cuando está entrenando con Brienne), lo cierto es que esta última secuencia tiene que entenderse como la resolución de todo el episodio de guerra. Cada momento de la batalla lleva a que Arya esté ahí, logre superar al batallón de caminantes blancos, llegue sin ser notada y ejecute el movimiento final.
  • Ramin Djawadi es el amo del mundo. Tengo enorme admiración por el trabajo de Djawadi a lo largo de la serie pero creo que en este episodio fue sublime. La creación de ambiente, de tensión y la combinación de melodías con sonidos de guerra fue mágica y de gran poesía. Esto, de verdad, me dejó sin palabras.

Más allá de lo que me encantó, lo que me gustó y lo que me dejó un sinsabor, mi conclusión es una y solo puedo decirles que es un gran momento para ser seriéfilo.

“Game Of Thrones” | HBO Latinaomerica

Detalles nerdos y pequeños ayudamemoria

Además de oscuridad, falta de iluminación y escenas de guerra, hay muchos pequeños detalles y conexiones con las temporadas anteriores. Les comparto los que yo fui anotando y que más me gustaron:

  • En boca de Arya escuchamos varias frases que ya conocíamos. “Stick them with the pointy end” es lo que le dice Jon Snow en la primera temporada y ella repite a Sansa. Y la conversación con Melisandre en donde la bruja le dice “What do we say to God of death?” y ella responde “Not today“, es la misma que la joven Stark tuvo con Syrio Forel (su primer entrenador).
  • Ya van dos veces que Melisandre le dice a Arya “brown eyes, blue eyes, green eyes. Eyes you’ll shut forever“. Si lo pensamos un ratito la respuesta es obvia: los ojos marrones fueron los de Lord Walder Frey, los azules los de The Night King y, podríamos sospechar, que los verdes son los de Cersei Lannister.
  • La daga que Arya utilizó para matar a The Night King es la misma que Littlefinger entregó al sicario para matar a Bran durante la primera temporada (así, una misma arma, lo intentó matar y lo salvó). Pero aún más curioso es que ese mismo cuchillo vendría a ser la responsable de iniciar la “War of the Five Kings” y terminar la “Great War”.
  • El hecho de que Brienne y Jaime luchen juntos no es para nada casualidad. Recordemos que sus armas son el resultado de la fundición de la espada de Ned (Ice) y esto, de alguna manera, representaría su conexión.

Los invito a sumarse a la comunidad de Fuera de Serie en Facebook, Twitter, TvTime o YouTube 🙂

4 comments on ““The Long Night”, la gran batalla de Winterfell

  1. La muerte de Sir Jorah, te faltó destacar. Esa entrega y mezcla de devoción y enamoramiento a Danearys.
    Fue un episodio de gran tensión, sin embargo me dejó la sensación de que “faltaba algo”

    Me gusta

  2. Beagrana

    Hola Sole. Sí. Coincido con la mirada crítica de “He vivido un momento glorioso de stress..pero…” Así como todavía no me repongo de la muerte de Ned, GOT nos zarandea el alma con esos k.o. y yo suponía que MUCHOS grandes protagonistas caerían…En la escena de Sansa y Tyrion creí absolutamente que se suicidarían en un gesto de “Dueños de nuestras muertes antes que caer en manos enemigas”.En medio del caos creí ver caer a Brienne, cosa devastadora para mí porque es un personaje muuuy especial. Pero creo que lo que más me decepcionó es esa falta de estrategia conjunta de la pareja Jon-Danaerys que se supone llevará adelante el Reino. Hacía falta ALGO MÁS que volar como dron encima de los combatientes (aparte, creo que el fuego no discriminaba entre zombies y propios, así que muchos leales también fueron rostizados…). Y lo fundamental, es que este desempeño habilita para ocupar el trono. Aunque Arya es admirable, no la veo en ese papel (ni creo que le interese) pero la coloca en lugar preferencial haber matado nada menos que al Night King. Se suma a esta muerte, que era LA MUERTE, una cierta decepción porque se esperaba más enfrentamientos terribles. Quedan 3 capítulos por delante, y creo que desapareció demasiado pronto para que la historia no caiga solo en intrigas palaciegas. A pesar de tanto dicho, estoy contenta con el capítulo…y me siento feliz de ser parte de esta fiesta Game

    Me gusta

    • MARIA LAURA LORENZO

      Sabés que también pensé que se iban a suicidar??? Y todos me dicen naaaaaaaa, nada q ver! y sí, yo lo pensé!!!

      Me gusta

  3. Pingback: “The Iron Throne”, la despedida de Game of Thrones – Sole Venesio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: