Como invitada Otros Medios

Neil Gaiman: viaje a la imaginación del gran creador de universos fantásticos y mundos apocalípticos

Biógrafo, autor de novelas gráficas clásicas, literatura infantil, guiones para cine, televisión, audiolibros y radioteatro. A 30 años del relanzamiento del icónico “The Sandman”, un recorrido por la obra de este prolífico autor británico que trascendió el cómic y recientemente estrenó su primera serie, “Good Omens” (Buenos Presagios), en Amazon

Alto, con un look algo desaliñado y una voz profunda. Esa es la primera impresión que se puede tener de Neil Gaiman, pero también es una idea que queda absolutamente borrada cuando, desde la palabra, emanan su magnetismo, carisma y tranquilidad.

Y, al igual que Jorge Luis Borges, quien se definía a sí mismo como un mejor lector que escritor, son muchísimas las anécdotas de Gaiman en donde confiesa que antes que nada es un amante de la literatura. Mientras que recuerda que a los cuatro años leía sin ayuda, a los diez ya había devorado los textos de Dennis Wheatley, J. R. R. Tolkien y C. S. Lewis. Fueron ellos, junto a Roger Zelazny, Alan Moore, Lewis Carroll y Ursula K. Le Guin, los autores que lo inspiraron para sumergirse en la aventura de la escritura e influyeron en su estilo narrativo, para convertirlo en una de las plumas más importantes de la actualidad.

Periodismo, amistades y diálogos en viñetas

Siempre con un libro bajo el brazo, Gaiman -autor de la famosa novela Coraline, que tuvo adaptaciones diversas en el cine, el teatro y el cómic- empezó su carrera ejerciendo el periodismo. Hacía reseñas sobre libros que había leído y realizaba entrevistas a autores que admiraba, con el objetivo de conocer la industria y conectarse con personas que lo pudiesen ayudar en su carrera. Pero algunas cosas llegan solo por casualidad y, como Steven P.Olsen registra en Neil Gaiman (Library of Graphic Novelists), fue en una estación de tren en donde encontró una copia de Swamp Thing, escrita por Alan Moore. Esa situación mínima fue uno de los tantos momentos bisagra de su vida, “fue la gota final, lo que quedaba de mi resistencia se derrumbó”, cuenta.

Entablando una fuerte amistad con Moore, él fue quien lo introdujo en el universo de las novelas gráficas y también a quien reemplazó en Miracleman (L. Miller & Son, Ltd.). Future Shocks (2000 AD), Violent CasesSignal to Noise y The Tragical Comedy or Comical Tragedy of Mr. Punch (Escape Books), y Black Orchid (DC) son los títulos que le siguieron a esa primera incursión, así como los responsables de dejar en claro su enorme creatividad y talento, al punto que en 1989 Vértigo le propuso reescribir The Sandman para darle su toque personal al viejo personaje.

30 años de The Sandman, una historia que lo cambió todo

Ya con más de 35 años de actividad, Neil Gaiman escribió biografías, novelas gráficas, literatura infantil, guiones para el cine y la televisión (en donde también colecciona varias participaciones), grabó audiolibros y desarrolló radioteatros. Tan rica, diversa y ecléctica es su carrera que todos los años podríamos celebrar algún aniversario. Este 2019 está marcado por el aniversario número 30 de The Sandman.

Marcando un antes y después en la industria del cómic, Sandman está basado en una figura mitológica de la cultura celta y, con una primera serie creada por Joe Simon y Jack Kirby(1974), Sandman era un personaje que Gaiman había querido traer para su serie Black Orchid. Después de la negativa de la editorial de revivir a Fantasma ErranteDemon Green Arrow, decidió ir por este personaje que tiene muchísimas particularidades. El más peligroso de los siete Eternos (figuras místicas que representan distintos aspectos del universo), Sandman es la representación antropomórfica de los sueños y a su alrededor existe un gran debate sobre si debería ser considerado un superhéroe o no.

Liberado de su prisión e inicia la búsqueda de sus tres objetos que le permitirán recuperar su poder (un saquito de arena, un yelmo y un talismán). Incorporando elementos de la mitología clásica y contemporánea, Gaiman logró conectar a este personaje con el multiuniverso de DC y el lector se encuentra constantemente con elementos, personajes e historias que pertenecen a otras series.

La enorme creatividad de los diálogos, el trabajo artístico de los ilustradores (Colleen Doran, Mike Dringenberg, Marc Hempel, Kelley Jones, Jill Thompson y Michael Zulli), la combinación del género de horror y fantasía, así como el delicado trabajo en la metadiscursividad, son los que convirtieron a esta serie en una de las más originales, sofisticadas y ambiciosas del mundo de las novelas gráficas. Tanto que el personaje en sí mismo se transformó en una figura indiscutible de la cultura popular e ícono de la editorial.

Desde Neverwhere para llegar a El océano al final del camino y terminar en Mitós Nórdicos

Con un estilo único en el cual las palabras ni sobran ni faltan, Gaiman es un autor que tiene una narrativa muy poética y fácil de leer. Como todo gran artista hace parecer sencilla una tarea sumamente complicada: utilizando palabras difíciles y metáforas complejas con tanta naturalidad que al lector le resulta imposible resistirse a su encanto y creer todo aquello que nos está contando. Desde una sociedad que vive en paralelo a la nuestra, hasta la convivencia de los humanos con seres mágicos para también animarse a reescribir la mitología nórdica.

Si en algo se destaca la pluma de este autor británico es en la robusta construcción de sus personajes que permite conectar con el lector de manera instantánea.

El océano al final del camino es una gran novela corta que nos permite conocer al autor, Neverwhere y American Gods son dos lecturas obligadas para los amantes de la fantasía, y Mitós Nórdicos, un experimento interesantísimo para quienes ya son sus seguidores.

Buenos presagios y por qué está haciendo una serie de televisión

Neil Gaiman conoció a Terry Pratchett en 1985, cuando tenía como tarea entrevistarlo y ese momento fue mucho más que el hecho de cumplir un trabajo, ya que se trató de una instancia germinal para lo que vendría después: una amistad solo interrumpida por la muerte de Pratchett en 2015.

Así es como, en medio de un ejercicio creativo pensado para divertirse un rato, empezaron a escribir juntos una parodia de los libros de Richard Crompton, William the Antichrist. En ese proceso es que encontraron su idea original, en donde un ángel y un demonio luchan por evitar el Armagedón, con la que trabajaron a la distancia. Llamándose por teléfono para debatir capítulos, enviándose disquetes por correo, escribiendo a deshoras y ajustando lo que el otro había logrado avanzar.

La primera edición de Buenos Presagios, las buenas y acertadas profecías de Agnes la Chalada, bruja llegó en 1990, un años más tarde ganó el Locus Awards en la categoría de “Libro de fantasía” y, hasta la fecha, la novela fue traducida a más de 20 idiomas.

Siempre festejando a aquellos fans que llevaban a autografiar sus copias repletas de cicatrices (arrugadas, con tapas pegadas con cinta, desarmados y hasta quizá con alguna página faltante) ambos autores confesaron muchas veces la felicidad que esto les traía, ya que consideraban que ahí había una gran anécdota por conocer. Y si bien habían empezado a trabajar en su posible adaptación cinematográfica (que, más tarde, quedó en la nada), no fue hasta la muerte de Pratchett que su amigo se puso a escribir los guiones para la serie de televisión.

Es que, según cuenta Gaiman, luego de que su amigo falleciera recibió una carta suya pidiéndole que llevara Buenos Presagios (Good Omens) a la pantalla chica. “Nunca habría dedicado dos años de mi vida en este proyecto si no fuese porque Terry me lo pidió”, contó a Infobae Cultura en la última edición de New York Comic Con. Y agregó: “Empecé a escribir los guiones ni bien Terry falleció y en ese momento era un proyecto para la BBC. Pero con tan solo un capítulo ya escrito, fue muy obvio que lo que yo imaginaba estaba tan alejado de las posibilidades de presupuesto de la cadena y que sería simplemente imposible llevarlo a cabo. Seguí escribiendo los seis episodios solo por mi promesa a Terry, pero con el pensamiento de que sería una serie que jamás vería la luz. Y fue esa esa idea la que me permitió realmente escribir todas las cosas que yo necesitaba para la historia”.

La BBC presentó los guiones a Amazon que se sumó al proyecto de inmediato. Neil Gaimanestrenó su título de showrunner y, junto con él, el elenco se llenó de nombres importantes: David Tennant (Crowley), Michael Sheen (Aziraphale) y Jon Hamm (Gabriel),entre otros.

Buenos Presagios se estrenó el 31 de mayo en toda Latinoamérica, el episodio piloto está disponible en Prime Video.

Nota publicada originalmente en Infobae el día sábado 08 de junio de 2019

Los invito a sumarse a la comunidad de Fuera de Serie en FacebookTwitterTvTime o YouTube 

Buscalo en Spotify, GooglePodcast, ApplePodcast y AudioBoom.

Acerca de Sole Venesio

Escribo sobre lo que amo y algunos llaman a eso ser periodista. Series de televisión siempre y a veces por LA NACION, Revista OHLALA!, Fuera de Serie e IndieHOY.

2 comments on “Neil Gaiman: viaje a la imaginación del gran creador de universos fantásticos y mundos apocalípticos

  1. Pingback: Sandman, de Neil Gaiman, será adaptado por Netflix – Sole Venesio

  2. Pingback: “Good Omens” y mi amor eterno a Neil Gaiman – Sole Venesio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: