Recomendados

“Don’t F**k With Cats” y el boom de las docuseries

Quiénes son los responsables

No les voy a mentir. Nunca fui una persona intelectual que disfrutara de mirar, con cierta frecuencia, documentales. Mi universo siempre fue la ficción.

Sin embargo, desde hace ya algunos años que el formato de docuserie me enganchó y atrapó. Quizá arrancando con “The Jinx” hasta “Wild Wild West” o “The Toys That Made Us“, para llegar al fantástico mockumentaryAmerican Vandal“. La estructura, los temas que empezaron a trabajar y boom definitivo del que disfrutan, llevaron al máximo su propuesta y conquistaron a un público mucho más amplio.

Así es como mirando, aprendiendo y descubriendo, es que le di play al primer episodio de “Don’t F**k With Cats” que me agarró muy desprevenida y no tenía ni idea sobre qué podía esperar.

“Don’t Fuck With Cats” | Netflix

Sobre el documental

Creado y dirigido por Mark Lewis, la docuserie fue producida por Simon Mills, Felicity Morris, Dimitri Doganis y Adam Hawkins. Con ellos, el equipo técnico es tan reducido como interesante: Andrew Skeet (“The Man from U.N.C.L.E.”, “Spider-Man: Into the Spider-Verse“) fue el responsable de la música, Stefano Ferrari (“La Partita”, “Los Tigres del Norte at Folsom Prison”) de la cinematrografía, y Michael Harte (“Three Identical Strangers“) de la edición.

Juntos, desarrollaron esta “mini” docuserie que además podría ser catalogada dentro del género de investigación criminal ¿Por qué? Si bien uno podría confundirse con la primera parte del título (“Don’t F**k With Cats”), es la segunda (“Hunting an Internet Killer”) la que nos da la pista clave: esto no se trata de un documental que explique por qué los gatos son los reyes de internet.

Invitándonos a un proceso de reconstrucción sumamente minucioso en donde se utilizan materiales de archivo y entrevistas, “Don’t F**k With Cats” narra la historia del asesino canadiense Luka Magnotta. Y, su principal recurso, es hacerlo desde la voz de dos internaturas que habían iniciado su propia investigación motivados por los primeros crímenes de Magnotta: el asesinato cruel de pequeños gatos. Hecho que conocen debido a que el joven canadiense los filmaba y compartía en YouTube.

Estructurado en tres episodios de una hora de duración, el proceso inicia cuando el primer video es compartido y se conforma un grupo secreto en Facebook que tiene como principal motivación descubrir la identidad del agresor, para luego avanzar en la enfermiza investigación que emprenden y que es alimentada con nuevos videos y el asesinato de un estudiante de intercambio. El final es el esperado y termina con el encierro de Magnotta pero también una pregunta ¿fue toda la atención recibida la que lo motivó al asesinato de Jun Lin?

Don’t Fuck With Cats” | Netflix

Por qué lo mirarías

Si bien algunas personas me habían incentivado a que mire esta docuserie, como les digo, es un universo del cual no soy tan amiga y que en general me cuesta bastante. Sumado a esto, no tenía ni idea sobre qué se trataba, no soy una #TeamCat y el afiche promocional (ese gatito con efecto amplificado) no terminaba de llamarme la atención.

Pero cuando le di play, ni el sueño me frenó y miré las tres horas seguidas de “Don’t F**k With Cats” ¿Cómo lo explico?

  • Conmigo el factor sorpresa fue fundamental. No conocía el caso y menos aun la existencia de este grupo de justicieros. Fue ese desconocimiento el que provocó que me compenetrara de manera total con la historia y que quisiera entender qué había pasado.
    Pero la sorpresa no solo fue por mi ignorancia. Tampoco podía asimilar el involucramiento y compromiso de Deanna Thompson y John Green en su búsqueda, así como todos los recursos que invierten en su investigación. Me resultó imposible no sentir fascinación por sus carpetas con información de cada uno de los perfiles falsos, la atención a la semiología y palabras que usaba su perseguido o la tarea casi obsesiva de revisar calle por calle los escenarios de Montreal.
  • Cuando tres, es el número perfecto. Un punto a favor de la propuesta de Lewis es que comprendió la estructura ideal para esta historia. Con sus tres horas de duración, logra un nivel de intensidad, absorción y angustia que no dan respiro y te mantienen al borde de la silla. Realmente no puedo explicarles cómo (o cuántas veces) le grité a la pantalla incrédula y enojada por todo lo que veía.
  • Llegar al límite pero nunca cruzarlo. Así como la bronca es obvia, otra cosa que es imposible de negar es que el documental no es cruel con el espectador. El mejor ejemplo es cómo muestran los videos Magnotta: vemos lo justo y necesario para entender de qué se trataba (si, como yo, no conocías el caso), pero es más la impresión de saber qué es lo que va a pasar antes de lo que realmente ves o escuchás. Lograr eso, habla muy bien del trabajo del director así como del editor.
  • Explotar las herramientas al máximo. Creo que Andrew Skeet hizo un trabajo brillante con la banda de sonido y entra en mi lista de favoritos. Sin embargo, también es cierto que uno de los mejores aspectos es que la docuserie no desaprovecha los elementos a su alance. Desde las entrevistas (hasta la madre de Magnotta habla a cámara) o los materiales de archivo que logran rescatar, para también animarse a algunas recreaciones de conversaciones o logueos a las plataformas que se usaron como medios de comunicación. Todo en este documental es dinámico y veloz.

Quizá la única gran crítica que puedo hacer son esos últimos minutos del tercer episodio, en donde está claro que el impacto es el objetivo. Thompson mira a cámara y rompe la cuarta pared para apelar al espectador y preguntar si, la atención que Magnotta recibió, no es también responsable del aumento en la crueldad de sus crímenes.

Como dice una querida amiga, no hay mundo que de más miedo que el de la realidad. Y “Don’t F**k With Cats” es una representación de esa triste idea.

Los invito a sumarse a la comunidad de Fuera de Serie en FacebookTwitterTvTime YouTube 

0 comments on ““Don’t F**k With Cats” y el boom de las docuseries

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: