Recomendados

"High Fidelity", y cómo perder el miedo a los dioses el Olimpo

En Estados Unidos, estrenó en Hulu

Empecé a escribir esta nota a finales de febrero y, casi a finales de marzo, pongo el punto final. Mi jornada laboral se complicó tanto que apenas tuve tiempo de respirar pero, a pesar de eso, no quería dejar de hablar sobre una ficción que realmente me gustó. Es cursi, pero lo voy a decir “Nunca es tarde para hablar de un gran amor“.

Espero todos puedan estar en sus casas y cuidándose Los que no, toda mi fuerza y cariño desde acá <3.

“High Fidelity” | Hulu | Screenshot

Antes de odiarla, leé

Durante finales de septiembre de 2018, nos enteramos que Hulu estaba trabajando en la adaptación televisiva de la novela “High Fidelity” de Nick Hornby. Una historia que, además de su obra en Broadway, vio la luz en la película de 2000 protagonizada por John Cusack.

El film se convirtió en toda una historia de culto para una generación, así como también en un icono para las personas que sintieron una gran conexión con su personaje principal, Rob Fleming. Quizá fue ese cariño y respeto por la creación de Stephen Frears, lo que generó una ola de odio antes y durante el estreno de la serie.

Creada por Veronica West y Sarah Kucserka, obviamente el show hace algunos cambios pero -en líneas generales- se trata de la misma historia. De hecho podríamos decir que la sinopsis perfecta diría algo así como “La historia sigue a Rob, dueña de una disquería de Nueva York, y quien es una verdadera amante de la música y la cultura pop. Con ella, sus amigos, surfean la vida del joven-adulto neoyorquino y superan sus miedos, esperanzas y corazones rotos“.

En este contexto, son dos las diferencias más importantes de “High Fidelity” la serie: por un lado la historia es llevada a la actualidad y algunos elementos son modernizados, y Rob ya no es un hombre, sino una mujer. Y quien le da vida es la mismísima Zoë Kravitz, quien también es productora ejecutiva de la serie.

Entre nombres de directores y guionistas, el que me gustaría destacar especialmente es el de Nathan Larson, responsable de la banda de sonido. Como se pueden imaginar, es una serie sumamente músical y su trabajo fue a primera línea.

Con diez episodios de unos 20 minutos de duración, lamentablemente la ficción todavía no estrenó en Argentina pero ¡la estamos esperando con ansias!

“High Fidelity” | Hulu | Screenshot

Semiología de la imagen

Antes de meterme en un tema que me apasiona tanto, quiero dejarles mi opinión general y experiencia personal sobre la serie. Sin ninguna duda, “High Fidelity” es una pequeña obra de arte seriéfilo, con un ritmo narrativo dinámico y personajes encantadores, su máxima riqueza está en los diálogos. Rápidos, inteligentes y repletos de humor, tratan temas importantes con una frescura y naturalidad que es para un premio.

Pero muchas veces me pasa que, mientras miro un show, la disfruto pero no siento que sea la gran cosa. “Es linda, sí. Es simpática, sí. Es interesante, sí. Pero ¿cuántas lo son?“. Sin embargo, al terminarla y dejar pasar unos días, me encuentro a mí misma pensando en lo que vi, en sus personajes, en cómo podría continuar esa historia. Ahí, queridos amigos, es cuando entiendo que estoy frente a una serie que marca la diferencia. Y eso es lo que me pasó con “High Fidelity“.

“High Fidelity” | Hulu | Screenshot

Pero superando opiniones personales, gustos y apreciaciones, “High Fidelity” tiene un trabajo sobre la imagen y construcción de planos que vale la pena analizar:

  • Luces cálidas y frías. La ficción aprovecha y enriquece su historia con una variedad de planos absoluta, sin embargo hay uno que llama la atención y es el primer plano sobre Rob. Si nos animamos a ir un poquito más allá de ese rostro casi aniñado que tiene Zoë Kravitz, van a empezar a notar que muchísimas veces su cara está doblemente iluminada. Por un lado con una luz fría (celeste o azul) y por el otro una luz cálida (amarilla). Esa tensión de tonos, termina siempre dando materialidad a los debates internos del personaje y sus dicotomías (quizá, entre el desear y el deber).
  • Una cuarta pared que se rompe. Quienes ya vieron la serie, sabrán que Rob rompe la cuarta pared de manera constante y nos habla mirándonos a los ojos. Un recurso que vimos muchas veces pero que, en este caso, tiene un uso muy similar al de “Secret Diary of a Call Girl“. Quizá en búsqueda de compensar esto, desde la narrativa visual hay un juego constante con los “intermediarios”: ventanas de todo tipo, espejos o puertas. Con una tendencia a lo geométrico (orden), el director busca ponernos en nuestro lugar de espectadores y alimentar esa idea del voyeurismo que su personaje ama romper.
  • La regla: perspectiva. Junto con lo anterior, también hay un trabajo hermoso en cuanto a la perspectiva. A lo largo de la serie nos encontramos con muchísimos momentos en donde los planos descriptivos ganan presencia y nosotros no somos más que una mirada distante que ve a los personajes en su totalidad, enriquecidos por el contexto y fortaleciendo nuestra mirada omnipresente.
  • El color amarillo. Si bien la paleta de colores es muy variada, es el amarillo el que insiste en aparecer. Yo no soy muy fanática de la ciencia de los colores, pero no puedo resistirme a estos pequeños guiños a los espectadores. Con tan solo leer un ratito vemos que el amarillo tiene dos grandes significados: por muchos años representó a los “outsiders” de la sociedad y fue el color de la infidelidad, y por el otro también se lo identificó con el tono de la creatividad, la diversión y la inteligencia. Un poquito bastante conectado con la historia de la serie ¿no creen?

Ficha técnica

  • Género: dramedy.
  • Basado en: “High Fidelity” de Nick Hornby.
  • Creadores: Veronica West y Sarah Kucserka.
  • Elenco: Zoë Kravitz, Jake Lacy, Da’Vine Joy Randolph y David H. Holmes.
  • Banda de sonido: Nathan Larson.
  • Productores ejecutivos: Jesse Peretz, Jeffrey Reiner, Zoë Kravitz, Nick Hornby, Veronica West, Sarah Kucserka, Josh Appelbaum, André Nemec, Jeff Pinkner y Scott Rosenberg.
  • Productores: Adrienne Erickson y Raymond Quinlan.
  • Cinematografía: Carmen Cabana.
  • Productoras: West & Kucserka, Midnight Radio y ABC Signature Studios.

Los invito a sumarse a la comunidad de Fuera de Serie en FacebookTwitterTvTime YouTube 

0 comments on “"High Fidelity", y cómo perder el miedo a los dioses el Olimpo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: